EL PATIO DE PETER PAN

 

 

 

 

de Jesús Urda

 

Nuestra compañera Belén Herrera se ha embarcado, como productora, en un nuevo proyecto, El patio de Peter Pan, que se estrena en el programa de estrenos de la PNR en el Círculo de Bellas Artes. Ella nos cuenta cómo y por qué entró en esta producción dirigida por Jesús Urda.

“Como socia de la PNR es la primera vez que presento una obra únicamente como productora, sin estar detrás de las órdenes de dirección.

La aventura, eso es la historia del corto y eso ha sido su rodaje, comenzó con una llamada del director para ayudarle en labores de búsqueda del dinero necesario. Yo tengo experiencia en ello, con mis trabajos y con mi productora; y él vive en Irlanda, aunque nacido en mi mismo pueblo manchego. Todos sabemos lo que es ponerse a producir algo tuyo, una experiencia aterradora, cuánto más, había que pensarse hacer algo de otro. Todo era cuestión de una frase y así se lo hice saber a Jesús: Solo lo haré si el guión vale la pena. Del talento de Jesús no tenía duda porque he visto sus cortos anteriores. Leí el guión y, acertadamente,  acepté. Jesús tenía las ideas claras, sabía lo que quería contar y cómo; y respeté en todo momento sus decisiones como creador.

Ahora está ante nosotros el resultado del buen trabajo de mucha gente, con casi todos era la primera vez que trabajaba. No puedo decir que ha sido fácil ni que haya terminado. Con los estrenos de la PNR comienza el viaje de “El patio de Peter Pan”. Queda el trabajo de hacerlo válido de cara al público, porque para mí ya es muy satisfactorio ser, en parte, responsable de ésta obra arriesgada e inteligente.”

Jesús es natural de Villarrubia de los Ojos ( Ciudad Real).

A los cuatro años sus padres se trasladan a Madrid donde realizará la mayoría de sus estudios. En 1999 se licencia en Filología Inglesa en la especialidad de Literatura en lengua inglesa por la U.C.M. Un año más tarde se traslada a Lille (Francia) donde vivirá dos años ejerciendo como profesor de español en diversos colegios y universidades. En 2002 obtiene un puesto en la Universidad Nacional de Irlanda en la ciudad de Galway. Allí, además de trabajar, realiza un Master en Estudios de Cine en la Huston School of Cinema. A través de esta escuela obtiene una beca para colaborar como fotógrafo en la Escuela de Radio, Televisión y Cine de Eslovenia en Ljubljana; es su primer contacto con la industria cinematográfica. En 2004 se traslada a Dublín para seguir su trabajo como profesor de español en el Instituto Tecnológico de Dublín. En Dublín realiza varios cursos de producción en la institución Filmbase Ireland. Gone (2005) es su trabajo de fin de curso como co-director y también compositor de la banda sonora original. Con el mismo equipo de técnicos y amigos rodaría su primer trabajo como director y guionista, The Last Chapter (2006), cortometraje al cual también pondríá la música original. The Last Chapter se estrenó en Dublín, destacando asímismo su participación en la sección oficial a competición del Festival Internacional de Vídeo y Cine de Nueva York, Festival de Cortometrajes de Los Angeles, Festival Internacional de Cortometrajes de Granada (Premio a la mejor actriz), entre otros.

Su trabajo atrajó la atención del productor y director de cortometrajes irlandés Conor Murphy. De su colaboración saldría White Light (2007), y su último trabajo, Yo y el Diablo (2008) Éste es una co-produción España-Irlanda, con ayuda de la JCCM, y otras instituciones manchegas e irlandesas. Es el primer cortometraje que el villarrubiero ha rodado en lengua española, en su país de origen, y en su provincia natal, Ciudad Real.

Su trabajo más reciente es un pequeño corto de cinco minutos titulado The Leftovers of Low Tide , incluido como parte del proyecto Dublin: The Movie dentro del Festival Darklight 2008 de Dublín. La película, que cuenta con el director irlandés Lenny Abrahanson (Adam and Paul, Garage) como coadjutor de la misma, está diseñada a base de extractos de cortometrajes de más de 20 artistas asentados en Dublín. Uno de los atractivos de este proyecto es que tenía que rodarse y editarse en 36 horas.

De ‘El patio de Peter Pan’ también nos han hablado Jesús Urda, su Director y guionista y David Whyte, el compositor

“ Cuando terminé el guión de El Patio de Peter Pan y lo releí con cierta distancia sabía que tenía 20 páginas cargadas de escenas e imágenes que se iban a traducir en un gran número de planos y ciertas complicaciones técnicas. La historia me llamaba mucho la atención: tenía aventura, cierto humor, fantasía y hasta momentos sentimentales y melodramáticos. Era una historia a caballo entre lo fantástico y lo cotidiano con muchas puertas que se abren y que se cierran, que se cruzan, que nos llevan de un mundo a otro sin salir de una casa. El reto era cómo hacer el cortometraje siendo fiel al texto y a la historia y hacerlo lo suficientemente rítmico y atractivo para el espectador. Era un cortometraje largo y con muchos pequeños saltos de tiempo y de punto de vista. Había que buscar la manera más atractiva para rodar, evitando largas tomas – que reconozco me encantan – y buscando el ritmo con el corte directo y las transiciones. Y así se planificó. El número de planos superaba los 130 planos. Nunca antes había tenido tantos planos en un guión técnico, y tuve que ir pensando en qué planos deberían caer de la lista en caso de retrasos. Al final, creo recordar que hicimos unos 112 planos, en seis días, con un calor infernal, y muchas horas de sueño atrasadas. Cuando se rodó el último plano fue como llegar a la meta después de una maratón: estaba emocionado y alegre, pero muy cansado.

La verdad es que El Patio de Peter Pan ha sido una experiencia bastante grata y el equipo hizo posible que entre toma y toma hubiera humor y entendimiento. Reir es el mejor antídoto contra los planos díficiles. Pero al mismo tiempo, ha sido una experiencia bastante dura en muchos sentidos: la construcción de personajes con los actores adultos nos costó mas de lo esperado, eran personajes de carne y hueso pero algunos eran tan solo productos de la imaginación,y un poco infantilizados; ensayar y dirigir a los niños fue divertido pero muy arriesgado . ¿Cómo saber si lo harían bien o mal después de los ensayos? ¿Se cansarían? ¿Les darían miedo las cámaras y los cables y veinte personas moviéndose de un lado a otro y gritando a su alrededor?¿Se acordarían de sus diálogos? ¿De la coreografía? Esas incognitas me aterraban, pero en la historia hay niños y había que hacerlo con niños. Al final salió mejor de lo que yo esperaba. A todo esto, hay que añadir la coreografía de esgrima, que aunque se vea fácil y sencillo en pantalla nos llevó tres días de ensayos. El montaje también ha sido bastante cardiaco; había que tener la peli montada antes de Navidad y apenas si teníamos unos meses.

He aprendido mucho en este corto; de los técnicos, de la gente de producción, de los actores, y he hecho nuevos amigos, que es lo bonito. Estoy muy orgulloso del resultado. Desde aquí, mis más sincero agradecimiento a todos los que lo hicieron posible.”

JESÚS URDA, guionista y director de El PATIO DE PETER PAN

“En un principio, cuando Jesús me pidió componer la música para El patio de Peter Pan, decidimos hacer una banda sonora como para un largometraje; cada escena y cada personaje tenían que tener su propio tema músical. El reto era evidente: con tan solo 25 minutos de película con la que trabajar, ¿cómo sería capaz de desarrollar esos temas y al mismo tiempo mantener el ritmo de la historia? La respuesta, creo yo , era mantenerse fiel a los cortes puramente visuaes del montaje, pero hacer la música incluso más dramática de lo que normalmente se hace en los cortometrajes. Siendo principalmente guitarrista de oficio, me encontré basante perdido, ya que nunca habia escrito con una orquesta en mente, y me vi forzado a prestar gran atención a lo que cada escena exigía visualmente, pero ahora con una nueva paleta de sonidos. Me puse a escuchar a muchos de los grandes compositores para orquesta como Shostakovich, Bartok y Ravel, que fueron verdaderos maestros del dramatismo musical. Esto me abrió un nuevo camino, el cual, aunque lo quisiese, ya no podía abandonar. Espero que esas influencias y mi propio oído musical hagan justicia a la historia y a los personajes, y que podaís experimentar como espetadores y oyentes, los mismos sentimientos que yo tuve mientras componía.”

DAVID WHYTE, compositor del El PATIO DE PETER PAN

Anuncios

Publicado el 24/06/2010 en Uncategorized. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: